Para algunos, gimnasio es sinónimo de ponerse en forma; para otros, un lugar para fortalecer su musculatura o hacer entrenamientos de cardio para mejorar su salud. Sea cual sea la razón, hacer deporte en un centro deportivo es siempre un buen plan.

Como decíamos, ya sea para fortalecer la musculatura, hacer cardio, fitness o perder calorías, los gimnasios son lugares especialmente concebidos para ellos, que permiten practicar actividad física de forma regular en un medio adaptado a ese fin. Pero entonces, ¿son todo ventajas o tiene también sus inconvenientes?

Superprof te presenta en este artículo las ventajas de apuntarse a un club de fitness así como los aspectos negativos con los que nos podemos encontrar en los centros deportivos. Expondremos también otras posibilidades para quemar calorías o de ejercitarse a diario.

Motivos para ir al gimnasio

Lo mejor de ir al gimnasio.
Los centros deportivos cuentan con un equipamiento moderno y completo.

Hay numerosas razones por las que ir a un club de fitness y hacer entrenamientos de cardio o trabajar en la sala de musculación. ¿En que nos basamos a la hora de elegir un gimnasio? El precio, el establecimiento, los servicios y si ofrece el seguimiento de un entrenador personal.

Las ventajas de entrenar en un centro deportivo

Después de haber escogido el gimnasio al que vamos a ir, es el momento de investigar y probar todos los servicios que ofrece: tendremos decenas de posibilidades para fortalecer la musculatura, tonificar el cuerpo o perder peso. Afinar la silueta es más fácil de conseguir cuando vas regularmente el gimnasio.

Los motivos por los que has decidido comprometerte a ir a un centro deportivo pueden ser muy diversas. La mayoría de la gente se inscribe con el fin de conseguir un cuerpo tonificado, desarrollar musculatura o perder peso.

Ya sea la primera vez que te lanzar a hacer deporte o eres un deportista desde siempre, los gimnasios están abiertos a todo tipo de personas. Estos establecimientos han sido ideados precisamente para que la gente se ejercite en un ambiente propicio y con el equipamiento adecuado.

Máquinas y equipamiento en abundancia

En un centro deportivo contarás con unas instalaciones repletas de equipamiento deportivo adaptado a todos los niveles. Podrás trabajar los abdominales, el culo, los muslos, los pectorales, la resistencia, hacer estiramientos… y mejorar los resultados gracias a material de calidad, como el equipamiento deportivo de marcas como Technogym o Matrix.

Encontrarás diferentes tipos de máquinas, como por ejemplo:

  • Cintas de correr.
  • Bicicletas (bicicleta estática, elíptica, bicicleta de spinning…).
  • Bancos para trabajar la musculatura.
  • Equipamiento para fortalecer los músculos (abdominales, pectorales, bíceps, tríceps, piernas, hombros, espalda…).
  • Pesas y mancuernas.
  • Zona para boxear, hacer squash o aquagym.

Todo esto está repartido en diferentes espacios del centro deportivo: zona de cardio, espacio fitness, sala de musculación. Si el gimnasio es grande podrás encontrar una zona de agua y una zona de relajación/bienestar. En algunos gimnasios, encontrarás también sauna y jacuzzi.

Además de todo el equipamiento deportivo, también encontrarás la zona de vestuario y duchas. Dependiendo del centro deportivo, encontrarás servicios como alquiler de toallas y taquillas.

Entrenamiento personal y clases de fitness

Otra de las razones por la que algunos deciden ir a un centro deportivo en vez de practicar deporte por su cuenta es por la posibilidad de recibir el seguimiento personalizado de entrenadores personales. Estos profesionales te guían, ayudan y aconsejan en la práctica deportiva. Concretamente, los entrenadores elaboran planes de entrenamiento adaptados a tus necesidades y acordes con los objetivos que persigas.

El entrenador personal te pondrá actividades y ejercicios en función de la zona que quieras trabajar, ya sea una zona en específico o todo el cuerpo; te indicará el equipamiento deportivo que tienes que utilizar y cómo utilizarlo. Los entrenadores personales también son un buen apoyo cuando queremos lanzarnos a la práctica de actividades como el crossfit o el cross training.

Este seguimiento personalizados a veces va incluido en el abono mensual y otras no. Lo incluya o no, vale la pena acudir a un entrenador personal. Siguiendo sus consejos aumentarás las posibilidades de cumplir tus objetivos de forma más rápida y eficaz; así como a no perder el tiempo ni a perder el ritmo.

Otra forma de hacer ejercicio de forma guiada y bajo la supervisión de un profesional es apuntarse a clases grupales. Hay decenas de clases: las actividades de fitness como zumba o pilates, natación o boxeo. Consulta el planning de tu centro deportivo e inscríbete.

Lo beneficios de entrenar en grupo
Las clases de fitness en grupo o de yoga te ayudan a realizar correctamente los ejercicios.

El precio de los gimnasios

VivaGym, Metropolitan, Go-Fit… muy seguramente estos nombres te suenen. Son cadenas o grupos de centros deportivos low-cost presentes en buena parte del territorio español. Con este concepto de gimnasio a buen precio este servicio se hace accesible al gran público y muchos más podemos disfrutar de este servicio para cuidar nuestro físico.

La mayoría de estos gimnasios proponen unas tarifas que oscilan entre los 25 € y 30 € mensuales, con o sin compromiso de permanencia. Así mismo, algunos ofrecen una sesión de prueba en la sala de musculación. Y una vez apuntado, tendrás acceso ilimitado a las instalaciones.

Si vives en una ciudad, muy seguramente encontrarás un centro deportivo de una de estas cadenas cerca de donde vives. Es más, lo ideal es que puedas ir andando de tu casa al gimnasio sin necesidad de coger el coche o el transporte público.

Un nuevo mundo por descubrir

El concepto de gimnasio se asocia hoy en día con la palabra bienestar: se invita a los practicantes de deporte a pasar un buen momento, lejos del estrés de su rutina y el ritmo frenético de sus vidas. Los centros de fitness están destinados a poner en pause tu agobio vital para darle play a la mejora de tu salud física y mental.

Normalmente hay un buen ambiente en los gimnasios, unos deportistas ayudan a otros e intercambian consejos acerca de cómo realizar su entrenamiento o de cómo utilizar el equipamiento deportivo. Además, ahora encontramos todo tipo de personas en los gimnasios: mujeres, hombres, mayores, jóvenes, adultos…

Ir al gimnasio te permitirá desahogarte y salir zen después de cada entrenamiento o de una clase en grupo. Por otro lado, es una forma de hacer un poco de vida social y muchos son los que han forjado nuevas amistades (o más que amistades) al ir frecuentemente al gimnasio. Como a todos los sitios en la vida en general, intenta ir al gimnasio de buen humor.

Mantener la motivación

«Aquel que se queda de último en una carrera va incluso por delante de los que no han corrido».

Este proverbio puede ser útil para aquellos que buscan y necesitan volver a encontrar la motivación para ir al gimnasio y para hacer deporte. Hay una forma de mantenerse motivado: ir al centro deportivo regularmente. Al estar en contacto con deportistas, tendrás ganas de no tirar la toalla y progresar.

Si te sientes en la cuerda floja, te recomendamos que acudas a un entrenador personal para que te ayuda a encontrar la motivación de nuevo.

Otra forma de mantener la motivación es no realizar siempre los mismos ejercicios ni utilizar de cada vez las mismas máquinas o en el mismo orden. Cambia la rutina, trabaja distintas partes del cuerpo, alterna entrenamientos…

Desventajas de ir al gimnasio

Como para todo, siempre hay algún contra o desventaja, y los centros deportivos no son la excepción. Hay algunas razones que pueden hacer que pases de ir al gimnasio, incluso si sabes que te sentirías mejor físicamente si fueses.

Los contras de ir al gimnasio.
El mayor contra de ir al gimnasio es el hecho de tener otro gasto fijo al mes.

El aspecto económico

En pocas palabras, el dinero. Cuando tenemos un presupuesto ajustado, decidir aquellos extras que no son estrictamente necesarios puede volverse complicado. Todo es cuestión de los gastos fijos que tengas y los gastos extras que puedas permitirte, y cuales consideras más prioritarios. Por suerte hoy en día se han extendido los gimnasios low-cost, accesibles al gran público.

De todos modos, una vez que has decidido invertir en ir a un centro deportivo, no vayas a lo más barato por descarte: asegúrate de que tiene unas instalaciones decentes y ofrece unos servicios aceptables. Para ir a un gimnasio en el que no te vas a sentir a gusto y no vas a trabajar correctamente, mejor no vayas, por muy barato que sea.

Mostrarse en público

No todo el mundo está contento con su cuerpo y a muchos les resulta difícil mostrarse. Es el caso de muchas personas que padecen sobrepeso y sufren el estigma social de la gordofobia. Se sienten observados por lo demás y se sienten «inferiores» a aquellos que tienen un cuerpo que cumple los estereotipos. O, mejor dicho, son los que cumplen con los estereotipos los que se sienten superiores (sin serlo).

Aún así, suele haber un buen ambiente en los gimnasios y cada uno está a lo suyo; pero alguien que no se vea bien sufrirá con el simple hecho de pensar que otros lo están observando.

Así mismo, un alto número de mujeres se siente incómodas ante posibles miradas de los hombres, de ahí que en algunas ciudades ya existan gimnasios exclusivamente femeninos.

Problemas de tiempo

Ya conocemos de sobra todos los beneficios que tiene hacer deporte y ejercitarse regularmente, pero hay que tener tiempo. Muchos trabajadores y estudiantes están ya hasta el cuello con sus responsabilidades profesionales y académicas como para ir al gimnasio. Además, solo pueden ir en hora punta, por lo que se pueden sentir agobiados.

También hay que tener en cuenta la distancia entre tu casa y el gimnasio. El hecho de tener que ir en coche o en transporte público te hará perder aún más tiempo. Aún así hay que decir que la mayoría de los centros deportivos están abiertos de 6h a 23h, un horario considerablemente amplio.

La falta de conocimiento

El hecho de ir al gimnasio no nos hace conocedores de cómo hacer deporte, por mucho que utilicemos las máquinas con frecuencia.

No dudes en preguntar al personal del gimnasio para sacar el máximo partido a tus entrenamientos.

Así mismo, lo ideal será acudir a un entrenador personal.

Entrenar en casa, ¿es posible?

Razones para ir al club deportivo.
También puedes entrenar al aire libre, pero las posibilidades son más limitadas.

Si no estás muy convencido para ir al gimnasio, seguramente te habrás preguntado: ¿por qué no hacer ejercicio en casa? Evidentemente también es una buena opción, pero difícilmente dispondremos de todo el equipamiento necesario para llevar a cabo un entrenamiento completo y muy seguramente los resultados no serán los mismos que yendo a un centro deportivo.

No obstante, la ventaja de hacer deporte en casa es que estarás tú solo: práctico, tranquilo, cuando acabas tienes tu cuarto de baño para ducharte, puedes vestirte como quieras (o no vestirte)…

El equipamiento: con unas pesas y unas mancuernas ya trabajarás más que sin nada de material. Eso depende de ti. Es cierto que ahora hay infinidad de vídeos en Youtube de entrenamiento en casa sin material.

De la misma forma en Internet encontrarás páginas y cuentas dedicadas a mostrarte actividades y rutinas de ejercicio para realizar en casa, e incluso programas de entrenamiento personalizados. La gran mayoría son gratuitos, solo tendrás que pagar en caso de que quieras un plan personal o un consulta individual con un profesional.

La mayor dificultad de hacer deporte en casa es que mantenerse motivado es más difícil. Una vez que estás en el gimnasio pues ya haces el entrenamiento, pero en casa tendrás la tentación de cambiar las mayas por el pijama todo el rato. Aún así, hay que reconocer que hay gente que no por estar en casa pierde la motivación y mantiene de igual forma sus horas de entrenamiento semanal.

Si definitivamente prefieres hacer deporte en casa, ¿por qué no contratar un profesional a domicilio? En Superprof contamos con entrenadores que estarán encantados de desplazarse hasta tu casa o que podrán hacerte un seguimiento a través de sesiones por webcam. El mayor riesgo de hacer deporte en casa en lastimarse.

Después de haber leído este artículo ya tienes claro los pros y los contras de ir a un centro deportivo. Si quieres saber más sobre el mundo fitness, consulta otros artículos de esta sección. Así mismo, en Superprof tenemos a tu disposición profesionales del deporte deseando conocerte y guiarte en tus entrenamientos.

¿Necesitas un profesor de Entrenador personal?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 2 voto(s)
Cargando…

Cristina

Redactora, traductora y revisora. Me encanta contar historias, escuchar a los demás y ver atardeceres. Me gusta bailar y perderme haciendo senderismo. Mi lugar preferido es el mar, que todo lo cura.