«Los hijos son lo más preciado de la vida. Un padre debe hacer todo lo posible para que su hijo tenga un sentido de familia». - Elvis Presley

Tan discutible para algunos, esta cita de Elvis Presley es una maravillosa ilustración de los beneficios del yoga en familia, una disciplina que contribuye al fortalecimiento de los lazos entre padres e hijos. ¡Pero eso no es todo! Porque, según recoge la revista Vogue, son muchos los beneficios que el yoga aporta a sus practicantes.

Una buena razón para querer transmitir las asanas y otros ejercicios de respiración a tus hijos a través del yoga en familia. Cuando se trata de conectar el cuerpo y la mente, entre la relajación y la flexibilidad, el yoga no entiende ni de niveles, ni de edades. ¡Solo tienes que adaptarte y fluir!

Pero, ¿cómo se puede practicar yoga con la familia? ¿En qué condiciones se pueden tomar clases de yoga con los hijos? No te agobies, a continuación, te dejamos una descripción general sobre esta práctica tan beneficiosa para todos, tengas la edad que tengas.

¿Qué talleres ofrecen clases de yoga en familia?

Yoga en familia: dónde hay clases
Cuando quieres practicar yoga con tus hijos, es normal que te preguntes dónde puedes practicarlo. No obstante, como podrás ver, son cientos los talleres que se organizan. ¡Échales un vistazo!

Cuando quieras que tu hijo se inicie en los placeres del estiramiento, la confianza en sí mismo, el saludo al sol y los beneficios del yoga, la mejor opción será recurrir a la ayuda de un profesional. Una gran idea, aunque tendrás que asegurarte de encontrar al profesor correcto, ya que no todos los profesores cualificados ofrecen clases adaptadas para los más pequeños.

Los niños son un público muy particular, cuyo nivel de exigencia no será el mismo que el de un adulto. Dicho esto, ¿dónde puedes encontrar talleres de yoga en familia, para pequeños y mayores? A continuación, te dejamos algunas ideas:

  • En Madrid, encontramos, por ejemplo, City Yoga (en el barrio de Tetuán, en el límite con Chamberí) o el centro Elena Ferraris Yoga (en pleno centro de la ciudad), donde podrás encontrar sesiones por unos 20 €, que incluyen adulto+niño.
  • En los alrededores de Madrid, encontramos las clases que se organizan en Anand Yoga (en la zona de las Rozas) o los talleres de yoga en familia de la Asociación de Yoga Dharmi Sewa (totalmente gratuitos).
  • En el norte, encontramos el centro Beyoga en Barcelona, el Centro de yoga de Zaragoza o los talleres de Kiddy's World en zonas como Ávila. Depende de la frecuencia y del centro, pero calcula en torno a 15 euros por pareja.
  • Finalmente, en el sur, se encuentra el Centro Alma en Sevilla, Respira Fitness en Murcia o el Centro de Innovación Pedagógica en Málaga, que ofrecen clases de yoga en familia por precios similares a los que se cobran en el resto del país.

Como te imaginarás, la zona de Madrid suele ser un poco más cara que el resto del país, pero la práctica del yoga en familia suele ser más económica de lo que parece en un primer momento; eso sí, el precio depende de si se trata de una asociación, un centro de yoga oficial o de un maestro particular. ¡Depende de ti ver qué te conviene más y qué hay cerca de ti!

Echémosle un vistazo más de cerca a los precios que se suelen cobrar por una clase de yoga en familia.

¿Cuánto cuesta una clase de yoga en familia?

Precio de las clases de yoga en familia
¿El yoga familiar cuesta más que una clase individual? La respuesta es sí, ¡pero no tanto como crees!

Plantearse cuánto cuesta una clase de yoga en familia implica preguntarse si significa pagar más por dos. Y la respuesta es sí... ¡pero no tanto como el doble! De hecho, la mayoría de las veces solo se pagará más si se trata de talleres de una sesión. Sin embargo, si se trata de un bono o de un curso de varias sesiones, el precio irá disminuyendo conforme vayas teniendo las sesiones.

Por ejemplo, si una clase particular en un centro de yoga cuesta unos 20 €, una clase para padres e hijos puede costar 25 €, pero no 40 €.

Porque hacer yoga en familia para seis es una fórmula que no existe, ya que la mayoría de las sesiones se venden en parejas (adulto+niño), ¡para que lo tengas en cuenta!

En Madrid, como ya hemos comentado, los precios suelen ser un poco más altos que en el resto de España. Para una sesión de yoga en pareja, calcula en torno a unos 30 euros por sesión. En el resto,  puedes encontrar clases por unos 20 euros.

Además, en toda España existen asociaciones de yoga y centros cívicos que, a veces, ofrecen clases de yoga en familia. Las asociaciones tienen la primera ventaja de ofrecer clases del mismo nivel por menos dinero, a veces incluso de manera totalmente gratuita. Eso sí, en algunas asociaciones o clubes, tendrás que ser miembro pagando una matrícula, pero solo eso.

Por otro lado, hay profesores que ofrecen bonos, a menudo válidos durante un año, lo que te permitirá disfrutar de más sesiones, pagando menos. Si estás seguro de que vas a realizar varias sesiones de yoga con tu hijo, este podría ser el momento de considerarlo.

Finalmente, si no te convencen mucho las fórmulas que te hemos dado... te queda un último comodín: las clases online. Con Superprof, por ejemplo, es posible practicar posturas de yoga con tu hijo, todo por el mismo precio que una sesión clásica (unos 15-20 €). ¡El yoga para todos está al alcance de tu mano!

¿Cuáles son los beneficios del yoga en familia?

Posturas de yoga en familia
Entre todas las posibilidades de yoga que existen, descubre cuáles están más adaptadas a una práctica familiar.

Ya se trate del yoga en familia, el yoga para embarazadas, el hatha yoga o el vinyasa yoga, la práctica de esta disciplina está repleta de ventajas. Estos beneficios se perciben incluso más si se practican con los hijos. De hecho, son muchos los padres que se deciden a dar el paso en la práctica del yoga por los beneficios del yoga en familia.

Een primer lugar, la práctica del yoga en familia es garantía del desarrollo de un vínculo con los hijos. Unas pocas posturas en pareja pueden forjar un vínculo adicional, o incluso ayudaros a crear recuerdos en común.

También permite aprender a pasar tiempo juntos y, por qué no, ¡sentirte orgulloso de tu hijo que logra progresar! ¡Se podrá convertir en un pequeño yogui de verdad!

Además, el yoga, la atención plena y la flexibilidad se trabajan juntos, lo que permite que padres e hijos trabajen en equipo, de la mano. Aunque hay posturas como «la alfombra voladora« o «la barca» que requieren el trabajo de dos personas, el yoga destaca como un momento en el que la escucha y el respeto deben ser los cimientos.

Además de recuperar la conciencia del cuerpo, la columna vertebral o la flexibilidad, el yoga permite que los niños (y los adultos) aprehendan los valores del yoga. Mindfulness, armonía interior, sentido de la concentración... son tantos conceptos sobre los que trabajar en familia y que pueden repercutir en la vida diaria.

Entonces, ¿te atrae la práctica del yoga con tus pequeños? ¿No tienes un centro de yoga cerca de ti? ¡No te preocupes! Organiza la sesión en casa.

¿Cómo organizar tú mismo una sesión de yoga en familia?

Ventajas del yoga en familia
Entre padres e hijos, hay que encontrar el equilibrio adecuado para hacer yoga. ¿Por qué no hacerlo por tu cuenta?

Trabajar la respiración, recargar las pilas en pareja, reproducir las posturas de yoga mientras os divertís, relajarse juntos, ¿todo esto te parece imposible con un niño? Nada más lejos de la realidad... ¡Organizar una sesión de yoga en familia no es tan complicado!

Primero, hay que pensar en el lugar, en relación también con el número de practicantes: los dos padres, un niño, toda la familia, etc. Así, sabrás qué tipo de lugar necesitas: la sala de estar, el jardín, un parque público o incluso un estudio de yoga de alquiler. Sin embargo, la idea es no salir de casa.

A partir de esta observación, deberás preparar el material: esterillas de yoga, mancuernas, gomas elásticas, botellas de agua, ropa de yoga, en fin, todo lo que creas que necesitas, adecuado también para los más pequeños, claro. ¡Porque la seguridad es lo primero!

Después, llegará el momento de pensar en las posturas que deseas practicar. Dependiendo de la edad de los niños, algunas posturas pueden ser más adecuadas que otras. Entre otras posturas, encontramos:

  • La vela, imprescindible en el yoga, divertida y natural para el niño.
  • El gato, una postura bastante conocida y que, sin duda, divertirá a tus hijos, además de hacerles consciente de su flexibilidad.
  • La alfombra voladora, una postura en pareja pensada principalmente para ejecutarla con niños pequeños, ya que la idea es que se tumbe sobre la barriga de los padres.
  • La barca, siempre en pareja, donde nos cogemos de las manos, mientras nos miramos y nos tocamos los pies. ¡Todo esto contribuirá a mejorar la confianza en uno mismo y en los demás!

Por lo tanto, el yoga se ha consolidado tanto para los más pequeños como para los mayores gracias a todo lo que aporta al concepto de familia: complicidad y confianza, junto a los beneficios físicos y espirituales que nos aporta. ¿Listo para empezar hoy mismo? ¡El yoga te está esperando!

¿Necesitas un profesor de Yoga?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».